Instagram

Bienvenidos

jueves, 12 de junio de 2014

Una loca sin remedio.

 Bloc de 10.50x8.56cm con mi 
niña victoriana. Puedes comprarlo
 Colgante pintado a mano en
pieza de madera con cadena 
negra. Puedes comprarlo en:
Artesanum
 Colgante pintado a mano en
pieza de madera con cadena 
negra. Puedes comprarlo en:
Artesanum.
 Colgante pintado a mano en
pieza de madera con cadena 
negra. Puedes comprarlos en: 
 Mi último diario. Con una de mis
imágenes y papel de Prima Marketing Ing.
 Detalle del anterior diario.
Parte posterior del diario anterior.
Cómo no, con una huella de gatito. 

***

He pensado muchas veces en cómo la mente y el cuerpo se pueden quedar durante mucho tiempo en un relativo letargo, conformándose con su presente y no anhelando nada más que una tranquilidad de días pasando sin apenas incidencias, un transcurrir sosegado de veladas en el sofá tras una jornada de trabajo, un poco de lectura antes de dormir y retozar con la pareja (si la tienes) cada equis días. De pronto un día tu pecho comienza a agitarse, tu mente entra en ebullición, sonríes sin saber por qué y la impaciencia por sentir la vida de nuevo recorriéndote las venas sin temor a un colapso te atormenta noche y día. Qué ocurre. Relees libros de hace muchos años, aquellos a los que pasabas las páginas con desesperación y que subrayabas sus pasajes para memorizarlos y gritarlos mientras hacías el amor; ves películas antiguas en las que los protagonistas tenían siempre miradas sensuales y medias sonrisas llenas de promesas que creías dirigidas a ti; paseas por las calles olvidando quiénes son tus vecinos, si a tu paso te miran o te ignoran, si alguien está pendiente de lo que haces, de pronto sabiendo qué es exactamente lo que quieres y que no te importa nada lo que piensen los demás. Te parece que puedes ir bailando por las calles, recogiendo tu falda hasta la cintura y reírte como una loca y despeinar tu melena como una salvaje. 

A veces sientes que la libertad que en ti vive está tras las rejas que tu mente crea y que un día puedes abrir sin más y al fin escapar, al fin sentir que eres tú sin imposiciones sociales ni familiares ni morales ni religiosas... Que al fin puedes bailar por las calles siendo una loca sin remedio y reír y llorar como si no existiera un mañana. 

***

Cuando Bohumil Hrabal estaba en el hospital y apenas le quedaban unos días para morir, o para elegir morir a su modo, Moniika Zgustova le entregó la primera edición de su biografía. Cuenta Jirí Menzel, director de cine que llevó a la gran pantalla varias de las obras del autor checo, que "lo abrazaba y lo apretaba contra su pecho, luego hojeaba el libro una y otra vez. Estaba tan eufórico como, años atrás, en las fiestas sibaritas que organizaba en su casa de campo. Nunca había sido un hombre vanidoso, pero el libro le llenó de júbilo." Que cuando estés a punto de morir algo te haga tan feliz es sobrecogedor y más aun cuando ya a esas alturas sabría que él mismo elegiría cómo y cuándo morir. 

"Ha alcanzado su objetivo, el máximo vacío, el límite del vacío, la cumbre del vacío, según Lao-Tse le ido enseñando toda la vida, y ahora no sabe qué hacer con él".

Esta biografía de uno de mis autores preferidos no me la he leído, me la he bebido, como él se bebía las muchas cervezas en sus humildes tabernas donde recogía el sentir de los más humildes, sus anécdotas y sus sufrimientos y alegrías. Con todo lo que recogía de los más pobres, de los que estaban en el último lugar del escalafón social, él escribía sus libros, él los convertía en literatura y, además, de la buena, de la grande, de la que no te deja indiferente e incluso asusta. 

"La verdadera poesía tiene que herir como si uno se hubiera olvidado una cuchilla en el pañuelo y a la hora de sonarse se cortase la nariz; del mismo modo, un buen libro no debe servirle al lector para dormir más tranquilamente sino para saltar de la cama y, en pijama, precipitarse a pegarle una bofetada al autor..."

"Allí hay una casita donde podría vivir, pero un mago tendría que pasar por mi habitación".

"...entonces se da cuenta más poderosamente que nunca de que es cuando escribe cuando se siente vivir, que mientras escribe en su vieja máquina, es consciente de que la sangre aún circula por sus venas."

15 comentarios:

  1. Hola Ana! qué grato leerte denuevo, tanto, tanto tiempo ya!!!
    Y para que no nos quejemos, nos pones en planteo dos temas y nos muestras tus trabajos que como siempre, son tan bellos :)
    Eso de la libertad, mientras lo leía, pensaba en una charla que tuve con niños en mi taller, hablando de los mandatos sociales, cuán conscientes o no estamos de ellos y de sus efectos en nuestras vidas.
    Y lo último me parece tan interesante, porque he estado pensando mucho este tiempo en la importancia de por fin hacer cosas que nos hagan verdaderamente felices, el arte sin duda alguna hace feliz a cualquier corazón :)
    Un abrazo grande querida Ana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Yeka! Ahora no puedo dedicarle tanto tiempo al blog como quisiera, muy a mi pesar.

      La libertad es un tema que me preocupa a menudo. Hasta qué punto estamos condicionados. Creemos que somos libres, pero lo cierto es que nos rodean los prejuicios, las costumbres sociales, los qué dirán, el temor al ridículo o a que nos juzguen con severidad. Trato de ser lo más libre posible y soy consciente de que no lo logro del todo y que probablemente sea imposible. Pero sí debemos salvar algo muy nuestro y no permitir que nos condicionen más que lo estrictamente necesario.

      Estoy de acuerdo contigo en que el arte es uno de esos caminos por los que adentrarse y poder ser feliz. Es una escapada a veces y otras es tomar mayor consciencia de la realidad. En todo caso siempre obtenemos un aprendizaje que nos hace mejores.

      Un abrazote chillao y un besazo enorme, querida Yeka!! Siempre, siempre, siempre es un placer saludarte!!

      Eliminar
  2. Te has hecho esperar, pero madre mía, vaya entradón... Hasta lo he releído, me ha encantado. Me llevo anotada la biografía (también la autora, voy a investigar).
    Esa idea de que la libertad está en nosotros y que nuestra mente la encierra, pero a la vez también tiene la capacidad de liberarla... la firmo ya mismo. El hoy es lo que hay que vivir, como si no hubiera mañana casi. Se pierde tanto tiempo...
    Me alegra verte de nuevo, gracias por esta entrada ¡es un regalo!

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ana!! Espero que te guste la biografía de Bohumil Hrabal y luego leas algo de él, que era muy muy grande.

      Sí, si hay algo que me atormenta últimamente es la pérdida de tiempo cuando es tan valioso. Y siempre me ha preocupado mucho hasta qué punto somos libres o no y cuánta libertad nos coartamos nosotros mismos.

      Es un placer saludarte, Ana y me ha gustado mucho tu comentario! Un besazo!

      Eliminar
  3. Los collares preciosos guapa!!!
    Es cierto que un buen texto te conmueve, emociona y
    te puede hacer llorar.
    Besos y buen fin de semana guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Herminia por tus palabras y tu visita!! Veo que disfrutas del placer de la buena lectura.

      Un besazo!

      Eliminar
  4. Has tardado en escribir, pero también es cierto que has estado muy ocupada...Y para mí, una huella de gato es de las cosas más bonitas que pueden encontrarse en cualquier parte. Mis gatas eran especialistas en eso que se llama "pisarme el fregado", pero no había nada que me divirtiera más que ver una hilera de cinco imperceptibles almohadillas en el suelo que iba secándose.
    La libertad es algo que a veces se echa a dormir, durante días o meses uno se queda amodorrada hasta que un texto, la luz del verano, cualquier cosa..vuelve a despertarla.

    ResponderEliminar
  5. Ana que felicidad poder leerte de nuevo. Tal y como has dicho en tu entrada yo no he leído lo que nos cuentas, me lo he bebido literalmente porque me ha encantado cada línea.
    Imaginar a esa mujer que abre las alas y deja volar los deseos que lleva dentro, hasta los más profundos, me ha dibujado una sonrisa en la cara. Tus palabras me han recordado un momento que viví con un amigo. Yo soy extremadamente vergonzosa y recuerdo que un verano, mientras íbamos paseando por el paseo de la playa, de un chiringuito empezó a sonar música. Mi amigo me cogió de repente y me empezó a dar vueltas al ritmo de la música. Yo casi me muero de la vergüenza y lo solté enseguida.
    Creo que le dije "Pero que haces loco, menudo apuro que me haces pasar". Y él me aseguró que había muchas cosas por las que pasar vergüenza, pero bailar, no importa en que momento, ni en que lugar, no era una de ellas.
    Nunca olvidé el consejo, y aunque es muy raro que lo haga por mi propia iniciativa, nunca jamás volveré a rechazar un baile, ni aunque sea en medio de la calle :)
    Me llevo apuntada la biografía y a la autora que a ti tanto te gustan. Un abrazo muy grande Ana y que tengas una muy feliz entrada en el verano.

    ResponderEliminar
  6. Una entrada espectacular, con una gran lección. Gracias guapa.
    Por cierto los collares son preciosos.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué bien leerte de nuevo! Tus trabajos son preciosos, esos colgantes (sobre todo el de la bici), me encantan!
    Muy interesante tus reflexiones sobre la libertad, estoy de acuerdo contigo, muchas veces somos nosotros mismos quienes nos la negamos.
    Me apunto la biografía que nos recomiendas.
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  8. Mi querida Minomalice,

    Me dejas sin palabras. Y no es una frase hecha...aunque esté muy utilizada.

    Eso que te pasa, es que estás viviendo, es que te siente viva, y eliges ser la mujer que deseas ser,...esa persona que vive en tu interior, y que no quiere quedarse encerrada...ni si quiera en sus propias rejas...a pesar de que a veces, le guste estar tras ellas...

    Me ha gustado muchísimo leerte,...tus palabras me despiertan (a pesar de leerte a estas horas intempestivas en una noche de viento), me hablan de la alegría de sentirte viva con las pequeñas cosas...y sin tenerlas que transmitir...simplemente dejando que recorran tu interior.

    Te felicito,...por decir lo que quieres decir y saber transmitirlo...y por las creaciones que realizas. El aíre de libertad con que impregnas lo que imaginas...

    Te imagino con vestido largo, recorriendo las calles de donde vives, y dejando que el viento y solo él, sea testigo de lo que hay en tu interior...

    Me alegra saber que las alas te están creciendo y que has decidido volar...Espero que sigas dejando huellas de esa libertad que disfrutas...o de lo que necesites y quieras contar...

    El libro no le conozco, tomo nota, y apunto datos de lo que te ha transmitido. Espero tomarme algún día, un té contigo.
    Hace dos días recibí un paquete. Era uno de los Diarios de L.M.Montgomery...parece que permanecía dormido en una biblioteca y tuvieron que rescatarle...fue toda una sorpresa...y la imagen primera, es ella abrazando uno de sus gatos. No he leído del todo los anteriores, pero ahora, siempre que estoy cerca de ellos, me acuerdo mucho de ti.
    Un abrazo muy grande y deseo que estés pasando un muy feliz verano...envuelto en sensaciones de libertad y añoranza (viendo esas películas antiguas y releyendo esos libros con frases que quieres gritar al cielo)...(¡¡nos leemos!!)

    ResponderEliminar
  9. Ana me había perdido esta entrada...he andado de vacaciones con marido...disfrutando del momento y sin importarme mucho lo que piensen los demas...al fin y al cabo no me conocia nadie...es un gusto tomarte ciertas libertades y subirte la falda si te apetece...
    Tus trabajos geniales como siempre...me han gustado mucho esos colgadores de madera pintados...
    Me anoto esa biografia...seguro que merece la pena...si el protagonista se abrazo a ella con deleite...
    Un abrazo y espero que estés disfrutando como una loca...que se viven cuatro días y no es cuestión de encerrarte en una jaula...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Simplemente me encanta, me gusta, me apasiona venir a tu blog y enseguida inyectarme de energia positiva, de ilusión y de magia. Disculpa las ausencias, pero aun asi, .. no olvido a las buenas amistades y la buena leccion que de cada una aprendo. De ti, tanto que aprender... tanto que seguir, y estas lecturas tan ispiradoras, que me hacen reflexionar mucho. Así igual ando, sin saber de donde soy a donde voy, buscando ese punto para explotar finalmente jejejeje.... Tus trabajos siempre divinos, fruto del maravilloso ser que eres, el gatico para suspirar ya te lo he dicho.
    Saludos amiga, y enhorabuenas..
    Maika

    ResponderEliminar