Instagram

Bienvenidos

domingo, 14 de febrero de 2016

SUICIDIO SIMBÓLICO
-Leonora-

Muñeca modelada a mano, así como sus accesorios. Su tamaño es de 34cm.
Información: laminomalice@hotmail.es/SylviaBeachBookcase@gmail.com

Mi Facebook: La Minomalice
























Hace un año que no presentaba una nueva muñeca. Desde la última me estanqué porque no había logrado mi propósito, crear una muñeca que fuera algo más, que simbolizara algo diferente a una muñeca más o menos linda. Quería que transmitieran su rostro y su cuerpo un sentimiento real presente en mí. Aunque su imagen, imagino algo impactante, parezca simbolizar muerte, no es así, sino que representa una ruptura con una sociedad que impone una serie de tiranías a las que debemos amoldarnos sí o sí. Esta muñeca sería como una especie de "alter ego" que lleva a cabo algo que yo no puedo hacer del todo. A través de ella rompo con lo establecido, con lo que me daña y me conduce como a una autómata a favorecer los intereses de unos pocos que imponen las reglas. Ella a través del arte -la literatura en este caso- renace a un mundo más coherente con su verdadera singularidad y encuentra su razón de ser en la búsqueda de la belleza, la verdad y el conocimiento de sí misma. 

Es lo que he querido simbolizar. Aunque las personas que crean nunca llegan a sentirse satisfechas del todo con sus criaturas, en esta ocasión por lo menos siento que he recorrido una parte del camino que pretendo recorrer. Dejo atrás los más naïf de mis anteriores creaciones que no me explicaban, ni hacían que me sintiera satisfecha y que al mirarlas sentía que algo fallaba, que no era honesta conmigo misma y no sacaba lo que de veras quería sacar, dolor, confusión, miedo,..., deseo de, a través de unos sentimientos que puedan ser negativos y que hacen sufrir, encontrar el modo de crecer y hacerme más fuerte, pero desde la coherencia de una singularidad y una forma de pensar que rechaza mucho de lo establecido. Y asumir una vida dura y hermosa a la vez sin negar nada de lo que en ella ha habido. En mis anteriores creaciones a través de lo naïf negaba un dolor por unas vivencias y le ponía una sonrisa falsa a mis recuerdos. 

No sé si este pedacito de mí será entendido o no, pero es parte de lo que quiero mostrar a través de mis creaciones. Si agrada o no ya no es cosa mía. En mi camino mis niñas seguirán surgiendo del dolor y serán bien recibidas por su "madre".

Homenajes:
-A la literatura.
-A la fotógrafa Julia Cameron.
-Al Expresionismo alemán.

***

"También las marionetas tienen pasiones. Introducen una trama nueva en lo que presentan, y tuercen el desenlace ordenado de la vicisitud para amoldarlo a su capricho o su apetito". 

De Profundis, Oscar Wilde.

"...ahora pienso que incluso lo de escribir es mi defensa contra el suicidio, como si escribiendo me escapara de mí mismo, escribiendo quizá podré contestar a la pregunta... qué será de mí, quién era y quién soy ahora mismo. Escribir es mi modo de curarme...".

Bodas en casa, Bohumil Hrabal


martes, 24 de febrero de 2015

Vuelvo de la mano de Jimena y su gato Pip

Hace muchísimo que no publico ninguna entrada en este blog y me he propuesto no dejarlo abandonado y volver a publicar. La falta de tiempo no me permite extenderme tanto, pero trataré al menos de poner las fotografías de mis nuevas creaciones. De todos modos quienes lo deseen se pueden pasar por mi página de Facebook. He desactivado la opción de comentarios, pues no puedo atender como antes, pero quienes lo deseen pueden por supuesto y será un placer escribirme a mi correo: SylviaBeachBookcase@gmail.com o a través de Facebook.

Hoy voy a poner las fotografías de mi última muñeca y el texto que la acompaña. Hecha completamente a mano con pasta de papel, sin moldes. La ropita también está hecha a mano. Incluso los ojos, que siempre me preguntan, son pintados a mano. Los libros en papel tratado y carrito.

¡¡Espero que os guste conocer a Jimena y a Pip!!









JIMENA Y SU GATO PIP
Jimena y su gato Pip se disponían a ir a su librería de viejo preferida. Jimena advierte al minino que solo se traerán un libro para cada uno. Pip, para disimular, emite un lastimoso maullido, pues, en realidad sabe que al final vendrán cargados con muchos más.
Jimena se abriga bien, se pone el gorro y monta a Pip en el carro. Al abrir la puerta de la calle le hace un guiño al nuevo día, sintiendo que les espera una jornada deliciosa.
Ya en la librería, el librero suspira al verlos entrar. Sabe que no dejarán estantería con cada uno sus estantes por revisar, ni se les escapará ni el más escondido de los rincones, por muy oscuro y polvoriento que esté.
Después de horas de hojear libros, leer pasajes, poner los ojos en blanco ante hermosos poemas, el gato y Jimena se encuentran rodeados de libros y más libros que han ido seleccionando. Ahora llega la tarea más difícil: elegir entre todos los que se van a llevar.
- ¡Pip, recuerda, solo uno para ti y otro para mí!
- Miaaaauuuuuuuuuu.

El librero no puede evitar que se le escape una risotada, pues también sabe muy bien que Jimena no podrá elegir tan solo dos libros.
Después de amenazarles en varias ocasiones con dejarlos encerrados allí, Jimena al fin se decide a pasar por caja y pagar.
El librero se queda mirándoles mientras se marcha, sonriendo al recordar el rubor de Jimena que, en efecto, de nuevo no ha podido evitar cargar su carro de libros.
Una vez en casa, los ponen todos juntos y mientras Jimena toma un gran tazón de chocolate caliente y Pip se lame las patitas tras comer una sabrosa sardina, los miran embelesados, pensando lo requetebonitos que son y las muchas horas de felicidad que les aguardan con su lectura.
LA MINOMALICE.

jueves, 12 de junio de 2014

Una loca sin remedio.

 Bloc de 10.50x8.56cm con mi 
niña victoriana. Puedes comprarlo
 Colgante pintado a mano en
pieza de madera con cadena 
negra. Puedes comprarlo en:
Artesanum
 Colgante pintado a mano en
pieza de madera con cadena 
negra. Puedes comprarlo en:
Artesanum.
 Colgante pintado a mano en
pieza de madera con cadena 
negra. Puedes comprarlos en: 
 Mi último diario. Con una de mis
imágenes y papel de Prima Marketing Ing.
 Detalle del anterior diario.
Parte posterior del diario anterior.
Cómo no, con una huella de gatito. 

***

He pensado muchas veces en cómo la mente y el cuerpo se pueden quedar durante mucho tiempo en un relativo letargo, conformándose con su presente y no anhelando nada más que una tranquilidad de días pasando sin apenas incidencias, un transcurrir sosegado de veladas en el sofá tras una jornada de trabajo, un poco de lectura antes de dormir y retozar con la pareja (si la tienes) cada equis días. De pronto un día tu pecho comienza a agitarse, tu mente entra en ebullición, sonríes sin saber por qué y la impaciencia por sentir la vida de nuevo recorriéndote las venas sin temor a un colapso te atormenta noche y día. Qué ocurre. Relees libros de hace muchos años, aquellos a los que pasabas las páginas con desesperación y que subrayabas sus pasajes para memorizarlos y gritarlos mientras hacías el amor; ves películas antiguas en las que los protagonistas tenían siempre miradas sensuales y medias sonrisas llenas de promesas que creías dirigidas a ti; paseas por las calles olvidando quiénes son tus vecinos, si a tu paso te miran o te ignoran, si alguien está pendiente de lo que haces, de pronto sabiendo qué es exactamente lo que quieres y que no te importa nada lo que piensen los demás. Te parece que puedes ir bailando por las calles, recogiendo tu falda hasta la cintura y reírte como una loca y despeinar tu melena como una salvaje. 

A veces sientes que la libertad que en ti vive está tras las rejas que tu mente crea y que un día puedes abrir sin más y al fin escapar, al fin sentir que eres tú sin imposiciones sociales ni familiares ni morales ni religiosas... Que al fin puedes bailar por las calles siendo una loca sin remedio y reír y llorar como si no existiera un mañana. 

***

Cuando Bohumil Hrabal estaba en el hospital y apenas le quedaban unos días para morir, o para elegir morir a su modo, Moniika Zgustova le entregó la primera edición de su biografía. Cuenta Jirí Menzel, director de cine que llevó a la gran pantalla varias de las obras del autor checo, que "lo abrazaba y lo apretaba contra su pecho, luego hojeaba el libro una y otra vez. Estaba tan eufórico como, años atrás, en las fiestas sibaritas que organizaba en su casa de campo. Nunca había sido un hombre vanidoso, pero el libro le llenó de júbilo." Que cuando estés a punto de morir algo te haga tan feliz es sobrecogedor y más aun cuando ya a esas alturas sabría que él mismo elegiría cómo y cuándo morir. 

"Ha alcanzado su objetivo, el máximo vacío, el límite del vacío, la cumbre del vacío, según Lao-Tse le ido enseñando toda la vida, y ahora no sabe qué hacer con él".

Esta biografía de uno de mis autores preferidos no me la he leído, me la he bebido, como él se bebía las muchas cervezas en sus humildes tabernas donde recogía el sentir de los más humildes, sus anécdotas y sus sufrimientos y alegrías. Con todo lo que recogía de los más pobres, de los que estaban en el último lugar del escalafón social, él escribía sus libros, él los convertía en literatura y, además, de la buena, de la grande, de la que no te deja indiferente e incluso asusta. 

"La verdadera poesía tiene que herir como si uno se hubiera olvidado una cuchilla en el pañuelo y a la hora de sonarse se cortase la nariz; del mismo modo, un buen libro no debe servirle al lector para dormir más tranquilamente sino para saltar de la cama y, en pijama, precipitarse a pegarle una bofetada al autor..."

"Allí hay una casita donde podría vivir, pero un mago tendría que pasar por mi habitación".

"...entonces se da cuenta más poderosamente que nunca de que es cuando escribe cuando se siente vivir, que mientras escribe en su vieja máquina, es consciente de que la sangre aún circula por sus venas."

domingo, 16 de febrero de 2014

Muchacha victoriana con toques góticos para diarios.



Pintura propia en gouache y acrílico. 
Todos los derechos reservados. 

Los diarios depositarios de tantos secretos a la luz de las velas. Siempre que pienso en las hermanas Brontë,  Emily dickinson, Virginia Woolf, Silvia Plath, Helena Hanff, ... y tantas otras escritoras que han sido para mí a lo largo de mi vida, admiradas, referentes, imágenes románticas que me inspiran, las imagino en las noches de lluvia, cuando todo el mundo dormía, escribiendo en sus diarios. Me gusta idealizarlas, que sean para mí un eterno cuento creado con el polvo de mi biblioteca, sueños de irrealidad a mi antojo, pero a sus órdenes. Me gusta ponerlas dentro de un pisapapeles de cristal y pedirles cada noche que me confiesen cuál es la entrada a sus mundos y que me lean sus secretos. Imagino que dejaron diarios ocultos bajo una losa, en pasadizos intransitados desde hace siglos, en la corteza de un árbol milenario... Diarios que nunca se han descubierto y que a mí, solo a mí, me confiesan su existencia y me prometen en susurros que algún día, si me lo merezco, me dirán dónde están. Las veo reunidas, hablando de literatura durante horas. Los años que las separan, no son nada ya tras la muerte. Y tienen toda una eternidad, estas maravillosas mujeres, para hablar de libros, de diarios secretos y de cartas de amor. El té en bellas tazas, pastitas deliciosas, rosas blancas, viejas fotografías, libros y más libros. El pasado se nos muestra con una patina de misterio y las personalidades que en él transitaron, parecen saber desde su tiempo algo que nosotros desconocemos. Miramos sus fotografías y tratamos de atisbar en sus ojos lo que esconden. Tantos diarios recogiendo lo oculto de seres especiales, de almas ricas en recovecos que encierran sorpresas. 










Diario con páginas cosidas y detalles románticos.

Y en mi diario la semana que viene escribiré con gran regocijo que he recibido una saga mucho tiempo anhelada. LA SAGA DE LOS FORSYTE de John Galsworthy, autor inglés, premio Nobel de Literatura en 1932.
Por primera vez oí hablar de esta saga en el programa literario de Fernando Sánchez Dragó. Llamó muchísimo mi atención y me dispuse, cómo no, a buscarla, pero no la encontré a un precio asequible para mí. O bien eran tomos muy estropeados. Al fin esta semana he dado con una a un precio muy bueno y en muy buen estado. La espero con impaciencia. 
Para los que no la conozcáis, trata de las vivencias de una familia británica de clase media-alta a través de varias generaciones. 
Como todavía no la he leído, no puedo recomendarla, pero creo que mi instinto no me va a fallar y por lo que sé los que la leyeron en su momento o en años sucesivos no quedaron decepcionados. 


Me parece que mi diario recogerá muchas anotaciones de esta, al parecer, hermosa obra. Ya os contaré. 

No quiero dejar de agradeceros a todas las personas que con vuestras palabras de aliento me habéis reconfortado en estos momentos tan difíciles. GRACIAS.