Bienvenidos

miércoles, 5 de diciembre de 2018

      No puedo evitarlo, una y otra vez me veo arrastrada a los páramos junto a las hermanas Brontë y llevada por el fuerte viento traspaso sus evanescentes figuras con el engañoso deleite de creer que soy la única que conoce un secreto oculto al resto de mortales; ellas están entre mis fantasmas preferidos y hay momentos que las siento solo mías y es hermoso mirarlas desde mi soledad, pero otras veces quiero hablarles de ellas a todo el mundo, para que acudan junto a mi a visitarlas en su aislamiento, que nos asomemos por encima de susu hombros para ver sus escritos y que me confiesen que también sienten su tristeza como yo.

    Puede parecer una tumba la casa parroquial con un único bastión en pie resistiendo a la muerte y que ésta finalmente venciera, pero que sesgara sus jóvenes vidas tan pronto no significa que dejara yermo el lugar. Cada lector que sigue venerando sus libros se burla un poco de la muerte que tan cruel fue con esta familia. Leer sus libros, entrar en sus pensamientos, pretender saber hasta el último detalle de sus vidas, explorar hasta el más recóndito rincón de sus almas, hasta en el interior de sus huesos. Pero no es posible llegar a aprehenderlo todo. Las vemos cogidas de las manos, elusivas, caminando siempre en círculo hacia sí mismas, siempre un misterio, siempre una duda, para siempre el último y más importante resquicio de su intimidad solo para ellas.


    Cuando supe del libro que hoy os traigo, La historia secreta de Jane Eyre  -Cómo escribió Charlotte Brontë, de John Pfordresher, sabía que no desentrañaría todos los misterios y aun así se me hizo irresistible. Creo que perseguiría un papel por la calle, un minúsculo papel que llevara escrito Brontë; me quedaría bajo una ventana que en una lectura privada llegara hasta mí uno de sus nombres; alguien que por el contrario al pasar por la calle lo dejara caer en mi puerta; perseguiría un eco, una nota musical, un suspiro que me acercara a ellas. Cómo no iba a ser un placer para mí este título como una pequeña y preciosa pieza más del rompecabezas.

    En él se analiza Jane Eyre, la novela de Charlotte Brontë, en relación con su propia vida. Dice: "El éxito inmediato" de Jane Eyre se debe a la claridad con que Charlotte Brontë comprendió desde el principio que trabajaría con la Verdad y la Imaginación: realismo y fantasía". Por lo que nos habla de los diferentes acontecimientos y experiencias de su vida y cómo Charlotte los traslada a su novela y por medio de la ficción los convierte en algo diferente, pero tan suyos que temía en su pudor victoriano ser reconocida y señalada como la dueña de sentimientos tan intensos y tan privados. Sabemos de una fuere pasión que sintió por un profesor, de sus temores ante ciertas mujeres de carácter muy fuerte, de cómo incorporó como en un collage las diferentes personalidades de los hombres de su vida en sus personajes masculinos, incluida la de su padre; sabemos de su enorme dolor ante la muerte de su madre y sus hermanas. Nos habla de sus libros preferidos, de sus amigas, de lo que sintió por su eterno compañero de juegos y creaciones literarias, su hermano Branwell, cuando cae por una pendiente de alcohol y apatía por vivir.

    Son muchos, en efecto, los datos interesantes que vamos a conocer, pero también he echado en falta que no señale y analice con detenimiento la influencia de su hermana Anne a través de su novela Agnes Grey que la escribe antes que Jane Eyre, y que, aunque inferior, en mi opinión, desde un punto de vista literario, no se puede despreciar su enorme valor. Se hubiera agradecido también un estudio de la obra desde un punto de vista más forma. Y otro pequeño "pero" que le he encontrado es que a veces da la sensación de una Charlotte demasiado soñadora que no tuvo otro modo de vivir el amor y ciertas experiencias más que a través de su obra. Y parece que era este su motivo principal y no por dar respuesta a su talento y a una necesidad intelectual de crear una obra.

    Aun con algunas objeciones, es un libro muy ameno, que se lee muy bien y que recomiendo sobre todo a aquellos lectores que se están iniciando con las hermanas Brontë, en especial con Charlotte y que, además, acaben de leer Jane Eyre. Y a todos aquellos que como yo, se lo quieran  leer  absolutamente todo lo que se refiera a estas escritoras.

    Sus vidas fueron muy cortas, pero dejaron una obra magnífica. Merece la pena leerla y releerla e ir a buscar en ella unas naturalezas tan asombrosas y un talento tan genuino que sigue fascinando a cada nueva generación las conoce. Allá en los solitarios páramos siguen con sus vestidos ondeantes y sus rostros graves escondiendo un guiño de triunfo. 

Texto y foto: Ana Martínez García.

    Os dejo también el enlace al programa de radio en Onda Bullas: https://www.ivoox.com/30573835

No hay comentarios:

Publicar un comentario